3P Biopharmaceuticals es una empresa especializada en el desarrollo de procesos de producción de medicamentos biotecnológicos como vacunas, anticuerpos monoclonales o biosimilares, así como su producción para terceros. Este modelo de negocio es lo que los anglosajones denominan una CMO (Contract Manufacturing Organization).

En esta entrevista abordamos los principales desafíos del Sector biotecnológico, así como la importancia de los acuerdos de colaboración entre la universidad, empresas y las escuelas de formación.

El abordaje temprano del mercado internacional, el conocimiento de los clientes potenciales, así como una gran tarea de aprendizaje, fueron algunos de los pilares del crecimiento de la empresa. Reforzar la presencia internacional, la adecuación tecnológica y de capacidades, son los principales desafíos que tienen por delante.

Dámaso Molero es licenciado en Farmacia por la Universidad de Navarra y posee un MBA de la Escuela de Negocios ESDE. Molero cuenta con una experiencia de 27 años en  el sector químico-farmacéutico, especializado en las áreas de operaciones y consultoría en multinacionales como Glaxo, Roche, Syntex o Shionogi. Molero se incorporó a 3P Biopharmaceuticals en 2007 como Director General, pero lleva años involucrado en proyectos de investigación y gestión de plantas de producción a nivel internacional.

3P desarrolla productos biológicos y terapias celulares. ¿Qué son este tipo de fármacos?

Dámaso Molero: Los productos biológicos y las terapias celulares son soluciones biotecnológicas, pero son conceptos radicalmente diferentes. Los productos biológicos son moléculas de alta complejidad, normalmente proteínas, que se producen en un  organismo vivo  de manera natural o con células modificadas genéticamente. Las terapias celulares son aquellas donde la propia célula, normalmente células madres (en nuestro caso células madre adultas obtenidas de distintas fuentes de un ser humano) gracias a un proceso tecnológico, se convierten en el medicamento en sí.  Estas células se aplican al donador original de las células madre (terapia autóloga) o se aplica a otros pacientes (terapia alogénica).

3P ha realizado varios acuerdos de colaboración con universidades, empresas y escuelas de formación. ¿Qué han aprendido y qué queda por hacer para poder sacar el máximo de estas colaboraciones? ¿Son muy importantes estos tipos de modelos?

Aunque existen muchos acuerdos con universidades, sociedades científicas, etcétera, el modelo es parcial ya que cuesta mucho llevar la ciencia al mercado. Nosotros colaboramos con universidades porque encargamos trabajos de desarrollo en el que nosotros no somos los más expertos y además porque son una fuente de recursos de personal importante. Accedemos a gente muy bien formada académicamente, pero al no tener experiencia dentro de la industria requieren un periodo de aprendizaje costoso económicamente. Estos acuerdos facilitan esos costes.

En 3P, donde la tecnología es muy compleja e innovadora, necesitamos profesionales de formación universitaria y con experiencia en otros centros, pero nos es imprescindible contar también con profesionales con un nivel de formación altamente especializado de formación profesional. Su labor en 3P es fundamental.

Download full interview:

PDF2975(4)http://www.pharma-market.es/fotos_noticias/PDF2975.pdf