CLICK HERE TO READ THE INTERVIEW

Dámaso Molero es licenciado en Farmacia por la Universidad de Navarra. En 2007 recibió el encargo de poner en marcha la primera fábrica de proteínas CMO (Contract Manufacturing Organization) de capital español. Tras dedicarse a la producción farmacéutica en varias multinacionales como Glaxo, Roche, Syntex and Shionogi, regresó a Navarra con la idea de construir una planta biotecnológica que compitiera en el mercado internacional.

Con 2014 recién estrenado, ¿qué balance haría del pasado año? ¿Qué hitos ha alcanzado la compañía?

El balance de 2013 para 3P ha sido muy positivo. Hemos cerrado el año con una facturación de 4.6 M€, con 80 personas en plantilla, con 1.7 M€ invertidos en equipamiento y con 7 proyectos internacionales en marcha, dos en Estados Unidos y cinco en Europa.

Queremos destacar como hito fundamental para 3P el haber comenzado a trabajar para un cliente en el desarrollo del primer medicamento biosimilar en España que se espera esté en el mercado en 2018. Los biosimilares son el equivalente a los medicamentos genéricos pero en el ámbito biotecnológico. Se emplea la palabra biosimilar porque técnicamente es imposible que sea una copia exacta, ya que se trata de procesos biológicos en los que intervienen organismo vivos imposibles de replicar exactamente.

De cara a la presente ‘temporada’, ¿cuáles son los objetivos fundamentales de la empresa?

Con un ambicioso plan estratégico como guía, 3P se plantea cerrar 2014 con 8 M€ facturados y consolidar el posición de la compañía en el mercado internacional. Uno de nuestros objetivos estratégicos es aumentar el porcentaje de facturación internacional frente al nacional, pasando del 50% actual al 60-70%.

Otro reto para la compañía lo constituye la búsqueda de profesionales con formación específica y experiencia en el sector, algo que se está convirtiendo en un hándicap tanto para 3P como para otras empresas del ámbito biotecnológico.

¿Qué nos puede contar de la participación de 3P en el proyecto Flutcore?

Se trata de un proyecto de investigación para la obtención de una vacuna universal para el virus de la gripe. Está financiado por el séptimo programa marco de la Unión Europea (FP7) en el que participan tanto empresas como centros de investigación Europeos especializados en la investigación del virus de la gripe.

La empresa londinense Iqur, especializada en el desarrollo de vacunas, coordina el consorcio Europeo. 3P, por su parte, será la responsable de la producción de esta vacuna para las distintas fases de desarrollo, tanto para los ensayos preclínicos de investigación en animales como para realizar los ensayos clínicos en humanos.

Su actividad, en lo referido al tratamiento con células madre, aún se ve rodeada de cierta demonización para determinados segmentos sociales. Dando por sentado que las investigaciones que desarrollan reúnen todos los requisitos legales precisos, ¿qué pasos hay que dar para la irrupción definitiva de estas actividades sin que tengan que enfrentarse a estos obstáculos?

La terapia celular y la ingeniería de tejidos constituyen la base de la medicina regenerativa, uno de los pilares básicos de la medicina actual que más se está desarrollando. Para conseguir su máxima aplicación y beneficios hay que trabajar a tres niveles: conocimiento e información, traslación clínica y desarrollo tecnológico.

A nivel informativo, el propio término “células madre” es incorrecto y genera confusión, deberíamos hablar de “células troncales” (del inglés, stem cells) aludiendo a su capacidad de renovación y diferenciación hacia distintos linajes celulares. Buena parte de la percepción social se debe a esta ambigua denominación, unida al debate ético sobre su origen embrionario. Sin embargo, en la práctica la terapia celular se viene aplicando desde hace tiempo – baste pensar en los transplantes de médula ósea en oncohematología – con gran éxito y exenta de polémica. Por otra parte, las técnicas de reprogramación celular permiten obtener, a partir de células adultas, células troncales pluripotentes inducidas (iPS cells) similares en su comportamiento a las embrionarias, superando las limitaciones éticas de éstas.